domingo, 8 de septiembre de 2013

Crítica 'Juerga hasta el fin'





Primero de todo, al que le pagan por ‘traducir‘ los títulos de pelis internacionales deberían darle un premio. Un premio a la capullez. Si bien es cierto que This is the end (Esto es el fin) difícilmente puede hacerse con la platea espongiforme que invade las salas pues no acudirían a una película que parece emular aquella mítica canción de The Doors, lo de llamarla Juerga hasta el fin parece invitar hasta al más canorro del barrio, y aún así, creo que este tipo de sujetos se lo pensarían con lo caro que está el cine. Bien pensado por el contratado para estas vicisitudes, si, aunque si yo fuera Seth Rogen lo mataría.


Análisis de Gwynplaine Thor by Mundo Return

El conocido cómico debuta en la dirección junto a Evan Goldberg en un experimento metacinematográfico apocalíptico en el cual se reúne con sus amigos de toda la vida. La pandilla de Freaks & Geeks, esa generación de nuevos humoristas americanos tiene aquí su propio homenaje. Todos hacen de sí mismos. Nombres como el propio Rogen, James Franco y su casa, y otros como Michael Cera, Danny Mc Bride, Aziz Ansari, Jonah Hill, Christopher Mint-Plasse, Craig Robinson, Paul Rudd y muchos otros como las apariciones estelares de una pedante e insufrible Rihanna o una carismática Emma Watson desfilan por este escenario sacado de los pasajes de la Biblia.



Aqui sólo hay lugar a la catástrofe mediante las risas, el mundo se viene a pique pero se toma con humor y es un producto que sabe lo que es y se mofa de esa moda blockbusteriana en la que parece reinar el fin de los tiempos o en las que ciudades enteras desaparecen a golpe de explosión. Es un film iconoclasta, absurdo como pocos, para paladares que entiendan el recorrido de estos actores y lo que los une ya que más de una broma no se entenderá si no sabemos quiénes son ni lo que han hecho, y donde Seth Rogen escribe un libreto que, a pesar de estancarse en ciertos momentos, parece reflejar a su manera la realidad del mundillo hollywoodiense y la caspa que lo rodea.

En el aspecto técnico va sobrada de medios, a pesar de que se desarrolla prácticamente en un mismo entorno. No es que sea modesta, pero se agradece que se de pie a los personajes y sus chascarrillos ridículos antes que al conflicto externo que los tiene atrapados. En definitiva, puede que no sea la película del verano, pero ante tanta catástrofe tomada en serio, este experimento sale mejor parado de lo que su nombre en español hace pensar. Ya saben, hay que reírse de sí mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine