jueves, 22 de mayo de 2014

Sombras eróticas del presente | La decisión | Capítulo 5





Una vez en la habitación, Latiana se sentía más segura y cómoda, Lespirt estaba a su lado, su aura habitual era percibida por la joven de una forma cómoda y placentera.
La situación se complicaba, durante mucho tiempo la viajera nunca entendió el porqué de su elección, sólo sabía que Eltior era el encargado de elegir los viajes y los destinos, y aquel extraño lugar no encajaba en su especialidad aprendida, aún así el ansia de viaje no le dejó negarse a tal misión. Ahora la visita de Lespirt lo cambiaba todo, algo le decía que estaba ante el momento más importante de su existencia.








Lespirt estuvo horas en conexión directa con Latiana, sin prisa pudo mostrarle la primera piedra, la joven ignoraba por completo la vinculación tan grande que el maestro tenía con el planeta. Durante la sesión pudo conocer las primeras enseñanzas a la especie.
Las primeras aprendices de Lespirt databan de los inicios de la cultura, las grandes civilizaciones siempre habían estado en contacto directo con el maestro, de ahí que Latiana empatizase rápidamente con una parte del carácter humano, en cambio, por desgracia, estaba esa otra parte imposible de comprender.












Tras la conexión de maestro y viajera, Lespirt le dejó las cosas claras a Latiana, si seguía las órdenes originales algo terrible sucedería en el cosmos. La solución a todo pasaba por el contacto directo, ya que como decía el maestro desde las nubes no podía apreciarse el fondo del mar. Su misión era clara, la ética del viajero debía ser olvidada, la única manera de avanzar era estudiar y observar la especie desde sus instintos más bajos y animales.



Latiana sabía en su fondo que obedecer a Lespirt era la opción más sensata, aunque para su realización tuviese que saltar todos sus votos pactados. Por eso no dudo en decidir la opción más correcta, al menos a priori. 
Latiana sería un aprendiz de nuevo, todo lo aprendido hasta ahora era un fin para este momento, la viajera sabía que iba hacer algo prohibido, pero la voluntad de Lespirt era algo a lo que no podía negarse.

Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine