Cine y juguetería erótica | Películas para estimular tu imaginación


El cine siempre ha sido uno de los motores para la liberación de nuestros prejuicios. Gracias al noble séptimo arte, la sociedad ha ido olvidando el oscurantismo y dejando ver sin ningún tipo de rubor algunas actividades que hasta ahora han sido consideradas como tabú. El auge y el éxito de las tiendas eróticas confirman como el mercado se ha hecho más abierto a este tipo de productos. Encima ahora está a punto de llegar a los salas 50 sombras de Grey, la película que por fin debe hacer ver como algo cotidiano, el uso de artículos eróticos.


Pero, nos gustaría recordar en este artículo que antes de Grey, hubo otros valientes precursores.

Nos gustaría hacer un pequeño resumen o recorrido por algunos de esos fragmentos de celuloide que han conseguido que nuestras relaciones de pareja sean cada día más atrevidas y divertidas. Ya nadie oculta que la mesilla de noche es el lugar perfecto para guardar artículos que avivan la llama, la pasión y la ilusión. Cada día hay más tiendas  como www.diversual.com (una de nuestras favoritas) que forman ya parte de nuestra "aficiones y deportes" gracias a la gran cantidad de artículos eróticos que nos ayudan a tener una vida en pareja (o en solitario) más sana y placentera.
Pero como hemos dicho, para poder hablar de esto con naturalidad el cine ha tenido que poner su pequeño granito de arena y atrevimiento como vamos a ver a continuación.

  • Empezaremos claro esta con El último tango en París (1972). La película que hizo a los españoles cruzar la frontera es clave y fundamental para que a día de hoy el sexo sea algo natural en nuestra España. Por supuesto también ayudó a buscar algunos otros usos a algo tan sencillo como la mantequilla.


  • Seguimos con la oriental El imperio de los sentidos (1976), donde la mantequilla deja paso al huevo. Ya es historia de lo erótico la famosa escena donde Eiko Matsuda usa a modo de juguete el citado alimento. Sin duda oriente conseguía gracias a la Valentía de Nagisa Oshima, dar un gran paso adelante en su recatada y rígida moral.



  • A continuación le toca el turno a 9 semanas y media (1986), una película que en mitad de los 80 nos deleitó con algunos momentos e ideas para animar el asunto, y es que todos estaremos de acuerdo en que, desde el estreno del film de Adrian Lyne, la gelatina, las cerezas, las fresas o incluso las guindillas forman parte de nuestra dieta de alcoba.


  • Llegamos a 1990 y nos centramos en dos cintas españolas. Primero citaremos Las edades de Lulú, film que popularizó la depilación genital femenina como un ejercicio erótico para disfrutar en pareja. Por supuesto tampoco podemos olvidarnos del submarinista de juguete que ayudó a Victoria Abril a tener un baño más cálido de lo habitual en la película ¡Átame!


  • Dos años después, Emmanuelle Seigner en Lunas de hiel (1992) tuvo el honor de conseguir el trono de mejor baile erótico de la historia. Además nos deleitó con una lucha de consoladores que la hace partícipe directa de esta lista.


  • Y si de erotismo y juguetes eróticos hablamos no podemos olvidar a Madonna. Aunque el cine no es su fuerte, la reina del pop fue la protagonista de El cuerpo del delito (1993), donde las velas cobraron un protagonismo que las coloca como elemento número 1 de cualquier cita erótica que se precie.


  • Lucía y el sexo (2001) es un continuo de escenas donde la imaginación y la juguetería se adueñan de la pantalla. Por citar algún momento, nos acordaremos de Elena Anaya y su querido consolador, el cual daba uso mientras disfrutaba de un abigarrado porno televisado.


  • Y no podemos realizar una lista así sin nombra Hysteria (2011). Film más recatado que los citado hasta ahora pero que nos habla del descubrimiento o invento del consolador, elemento estrella dentro de la juguetería sexual.


  • Finalizamos, cómo no, con la película que abre este artículo, '50 sombras de grey'. Película que ya tiene su propia línea de juguetería erótica y que promete lanzar estos complementos a un lugar de popularidad que nunca han conocido. Seguramente después de que veas este film, si quieres estar a la moda tendrás que llevar en tu bolso, un coqueto vibrador.

Así que ya sabéis, no tengáis reparo y uniros a la moda del placer.

Comentarios