sábado, 26 de abril de 2014

El cigarrito de después | Análisis Monument Valley | iOS, Android (Prox)


Como todos tenemos un límite, llega esta sección donde poder descansar unos instantes de otro tipo de divertimentos. Aquí entre cigarro y cigarro, podremos disfrutar de un rato de diversión más relajado y no menos excitante. Hoy Monument Valley, el juego de la princesa analizado por Juegos Indie Games.
 
El punto de vista está de moda. Phil Fish nos lo introducía en Fez y Terry Cavanagh hacía lo propio en Naya’s Quest. Ahora es Monument Valley quien vuelve a la misma idea usando las geométricas como tronco espiritual de la idea.

Tierra sustituida por piedra, libertad por cautiverio, desorden armonioso natural por estricta geometría artificial, Celuloide por píxeles. Eso es a modo groso la metáfora que resume la estampa de nuestro tiempo, una estampa que viene en forma de videojuego con nombre de leyenda, un nuevo Monument Valley que hará que nuestra existencia se reduzca todavía más al mísero tamaño de una pantalla artificial. 
Esto era simplemente nuestro punto de vista. Ahora al grano.

Como ya dijimos en su día, Monument Valley es un juego inspirado en la obra de M.C. Escher, el arte tradicional de los grabados japoneses y el diseño 3D minimalista contemporáneo. De este concepto sale un producto donde cada nivel es una pequeña obra de arte en si misma, una perfecta combinación artesanal y única de puzles, diseño gráfico, arquitectura y por supuesto belleza.

ENSEÑANDO EL VALLE

Todo juego tiene un inicio y lo novedoso un precio a pagar. Por eso, el siempre odioso tutorial es parte directa y fundamental de gran parte del juego, el cual va introduciendo nuevas mecánicas paulatinamente ante el jugador, permitiendo al usuario descubrir intuitivamente sus habilidades y las reglas del mundo a través de la manipulación de la arquitectura de sus escenarios. Quizás por eso el inicio esté falto de reto y ritmo para los users más hardcore, pero sus creadores han querido en todo momento equilibrar la dificultad para así hacer accesible el concepto a un mayor número de público posible.



Desde el momento que cargamos Monument Valley nos damos cuenta que no estamos ante un juego cualquiera y nos preparamos para disfrutar de un espectáculo visual sin precendentes.
'Ida', es nuestra compañera de viaje, una princesa que parece decidida a cumplir su misión. Para ello recurrirá a personajes como el Tótem, los indeseables pájaros negros que serán obstáculos en nuestro camino, o los sabios, que de forma enigmática nos darán a conocer la esencia de la historia.

El título de la obra nos trae a la mente los grandes parajes elegidos por John Ford en sus memorables westerns. 'Monument Valley' el escenario elegido por el director irlandés, siempre ha sido sinónimo de libertad, amplitud, naturaleza y desequilibrio geométrico, en cambio ahora el término Monument Valley se convierte en todo lo contrario, ya que aquí, Monument valley nos muestra el arte "dictatorial" de las litografías de M.C. Escher. El padre de las figuras y la geometría imposible es la fuente de inspiración para un título donde la frontalidad, el equilibrio y porqué no la opresión, transforma el significado de los célebres parajes norteamericanos elegidos para el rodaje de films como Centauros del desierto.


Dividido en diez niveles, la complejidad aumentará según vayamos entendiendo la historia que nos aguarda entre sus estructuras imposibles. Una vez superados los primeros niveles, descubrimos la clave de Monument Valley y al igual que en las obras de Fish o Cavanagh, la importancia de la perspectiva y del punto de vista lo es todo, ya que como hemos dicho al inicio, estas serán la llave que abrirá todas las puertas por las que nuestra protagonista debe cruzar.
El control táctil será la clave para solucionar los retos que se nos presentan, los cuales son la esencia del título, pero nadie puede negar, que sin los colores, las formas simples y suaves, y las preciosas geometrías, el juego no sería el mismo y no conseguiría esa sensación de Must Have que tiene. La cual que se ve reforzada gracias al apartado sonoro, quien juega un rol muy importante al ser una verdadera delicia para nuestros oídos.



Por todo esto Monument Valley es una obra vanguardista que todo amante del espíritu independiente debe disfrutar y al mismo entender, ya que girando la última pieza de este análisis, entendemos el mensaje final que se pretende dar: "El Monument Valley de nuestros abuelos era un paraje natural gobernado por la libertad de ideas, de formas y en armonía con nuestra propia naturaleza animal. El Monument Valley de nuestros hijos es un receptáculo artificial gobernado por las estrictas normas de una sociedad artificial, mecánica y totalmente antinatura".

El juego está disponible para iPhone e iPad y en breve lo estará para las plataformas Android.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine