viernes, 16 de enero de 2015

Masajes eróticos | Lo visual, la piel, el tacto y el contacto


Durante años, lo visual ha sido el único objetivo de nuestra revista, pero nadie puede negar que aunque lo visual es muy importante dentro del universo erótico, el tacto y el contacto no pueden ser olvidados para tener una experiencia cien por cien placentera y completa. Ahora, es tiempo de solucionarlo.


Llevamos meses incluso años hablando y mostrando el erotismo de la forma más plástica posible. Pero ¿qué pasa con el contacto, con la piel, con el calor y el color corporal, con el sonido y el aliento, con la respuesta del otro o incluso de los otros? ¿Qué pasa con ese sentir de una compañera o compañero que nos haga notar de forma real el poder de lo erotico y nos haga notar de forma real esas preciosas curvas, formas y volúmenes que el cuerpo humano posee? Pues pasa que si vives en lugares como nuestra querida capital de España, Passionatte te informa que la pregunta anterior tiene respuesta gracias al Masaje erótico Visual Madrid o a otro tipo de disciplinas de tacto erótico.

Todos hemos oído hablar del tantra y más concretamente del masaje tántrico, una de las modalidades de masaje que más interés suscita entre la gente acostumbrada a darlos y recibirlos.
Los hindúes describen el tantra como el proceso para lograr un crecimiento personal a través del placer. El tantra massage se basa en la creencia de que si te encuentras sexualmente feliz y relajado, tu salud será mejor y, personalmente, pienso que la medicina actual ha demostrado que más que una creencia es una realidad más que contrastada. 
El contacto con nuestros congéneres nos proporciona comunicación que se convierte en confianza y estabilidad mental, algo que reafirma la creencia tántrica del bienestar. Por lo tanto, este tipo de masajes debe entenderse como una opción más de mejorar y de disfrutar de la comuna y de la socialización actual.

Cierto que estamos ante un masaje que tiende a buscar el placer y la opción de provocar el orgasmo, aunque esto último no como objetivo principal y aunque el masaje tántrico no involucra relaciones sexuales con penetración real, sí que implica el tacto de los órganos sexuales, incluido zonas clave como el perineo en el hombre, por lo que es uno de los masajes más íntimos que podemos encontrar.
De este modo tanto el Lingam (miembro viril) o varita de luz, como el Yoni (genital femenino) o templo sagrado, son claves para alcanzar el máximo placer en este tipo de masage.



Por supuesto, podemos disfrutar de otros muchos tipos de masajes como el tan de moda visual, donde podemos ser observadores de nuestro partener o parteneres y así ser testigo ocular de los placeres de un buen masaje o incluso atrevernos a realizarlo nosotros sintiendo así el calor de los cuerpos, la suavidad de una piel o el tacto de una carne.
Sin duda os hemos estado mostrando durante mucho tiempo el placer de lo visual y por eso hoy hemos querido hablar también de lo carnal, de lo táctil y de lo real, centrándonos prioritariamente en el masaje. Y aunque al inicio nombramos masajes madrid, no sentiros rechazados de este artículo los hospedados en otras ciudades o incluso en otros países, porque este mensaje recomendatorio de hoy es para todos y para todas las tendencias sexuales e incluso para todo tipo de uniones, ya sean parejas gay, lésbicas o heterosexuales.

Ya lo sabes. Deja el video y date un capricho de placer real

Masajes eróticos | Lo visual, la piel, el tacto y el contacto



Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine