jueves, 12 de febrero de 2015

Crítica de la película 50 Sombras de Grey


Más de 100 millones de copias vendidas desde su lanzamiento en 2012 aseguraban que la adaptación a celuloide del famoso libro de E.L. James iba a ser un fenómeno mundial y un éxito en taquilla. Lo que nadie aseguraba es que la película tuviese calidad fílmica. Y para evitar soponcios mayores lo decimos ya, 50 Sombras de Grey es un fiasco cinematográficamente hablando, otra cosa muy distinta es como responda el público en taquilla.

Algo que preocupaba y que ya se comentaba era el trabajo de casting y la elección de Dakota Johnson y Jamie Dornan como Anastasia y Grey. Al final los miedos tenían una pequeña base pero no han sido el problema, ya que incluso es justo decir que por separado ambos actores cumplen bien con su cometido y la química entre ambos sin ser algo para elogiar, hemos de decir que ha terminado siendo más convincente de lo que se esperaba.


El problema real llega con los diálogos y la historia que en su paso a pantalla resultan totalmente idiota e incluso en muchos momentos ridícula. Apuntar que los asistentes a la proyección no pudieron dejar de soltar carcajadas irónicas en lo que teóricamente eran plenos momentos de tensión (sexual también).
Johnson realmente hace que todo sea bastante soportables gracias a su tímido sentido del humor e incluso durante las partes serias vende perfectamente la inocencia de su carácter. Mientras que Dornan simplemente es guapo, siendo el más débil de los dos protagonistas, aunque como hemos dicho su dinámica con Johnson es sólida, especialmente durante sus encuentros de ya sabéis.... 


Eso sí, como ya hemos apuntado la historia en sí es una farsa absoluta debido en gran parte al material original, pero que se ve aumentado al ver como toda la película es sólo una gran preparación para su secuela. Mientras que por momentos trata de infundir algo de profundidad en los dos personajes principales, al final su historia general nunca llega a un pico satisfactorio de tensión dramática, completando la falta de talento narrativo con todos los clichés habituales de la novela romántica.

Por lo tanto al final después de tanta espera nos hemos encontrado con un film flojo, con dos protagonistas muy agradables, pero que desafortunadamente no evitan que esta adaptación de Sam Taylor-Johnson no consiga alcanzar ni intriga, ni melodrama, lo que sólo nos deja una historia mal trazada y con diálogos bastante risibles.


Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine