miércoles, 25 de febrero de 2015

Mi acompañante de Marbella en la Costa del Sol


Primero decir que nosotros siempre estaremos aquí. Pássionatte tiene una función muy clara y es acompañaros en esos momentos de intimidad en que cada uno de nosotros, necesita de un pequeño incentivo para despertar esas pasiones prohibidas que nos permiten jugar con uno de los placeres más naturales y beneficiosos que nos da la vida. El placer sexual.

También sabemos de sobra que nosotros no somos un pecado, simplemente una opción para aquellas personas que disfrutan de algo tan antiguo como el voyeurismo o el Pepping Tom. Todos hemos pasado noches solitarias en casa, días cargados de tensión y sesiones largísimas de trabajo que finalizan en un hotel de cualquier punto del país. Y como decimos, nosotros siempre estaremos aquí para ayudar a vuestra ferviente imaginación.
Pero también creemos que es de obligación, proponer otra serie de propuestas más reales y carnales, y es así cuando llegamos a las o los acompañantes, un Passionatte mucho más tangible y excitante que puede servir de apoyo a esos momentos de intimidad que tenéis con nosotros.

Aún recuerdo una noche cálida de verano y un no menos cálido día de duro trabajo en la Costa del Sol. Hay lugares como este citado, que una fría habitación de hotel no hace justicia a la pasión que emanan sus calles, plazas y playas y es entonces cuando uno necesita algo más que una simple pantalla de ordenador. Aquella velada siempre será recordada por mi, como la noche de la acompañante de la Costa del Sol.



Abrí el ordenador y busqué el término acompañantes, una lujosa web contaba lo siguiente: 

Es posible que estés aburrido de las típicas mujeres y estés buscando un toque algo más… picante. 

Mi duda era para donde solicitarla, Málaga, Marbella o Puerto Banus eran sitios ideales para disfrutar de una experiencia totalmente diferente acompañado de una de estas damas de la pasión. Y eso hice.
A partir de aquí no voy a contar nada más de aquel momento que reclamo únicamente para mí. Solo diré una última cosa más: "nunca entendieron tan bien mis necesidades y mis deseos eróticos, nunca volví a sentir lo que era glamour como aquella noche, nunca la elegancia y la sofisticación lucieron tan bien de mi mano y nunca más, volví a ver a nadie moverse así en la cama.

Desde aquella noche, el término acompañante tiene un lugar diferente en mi mundo. Desde aquella anoche, el término placer tiene un baremo muy distinto. Desde aquella noche, pienso en aquellas acompañantes en Marbella y sólo deseo una cosa, volver a sentir aquello que una vez sentí.

Sentimos habernos puesto poéticos y ñoños como acabamos de hacer, pero creemos que es de justicia proponeros algo diferente a nuestras habituales propuestas de placer. Aún así no lo olvides nunca, Pássionatte siempre estará aquí.




Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine