viernes, 7 de agosto de 2015

Crítica de Misión Imposible 5: Nación Secreta | Tom Cruise y Rebecca Ferguson


Tom Cruise es un elemento especial dentro de la industria cine. El que fuese rey absoluto de Hollywood durante muchos años, sigue dejando claro que su visión del éxito es muy diferente al del resto de actores y que su impronta es simplemente leyenda viva estando ya en el olimpo de las grandes estrellas que ha dado este noble arte. Ahora regresa con su juguete más querido: la saga Misión Imposible.

Si alguien se pregunta quien pone firma a esta famosa franquicia que no le quepa duda que ese es su productor y actor principal. Tom Cruise es el alma de una serie que ha conseguido superar la mediocridad en cada uno de sus episodios. Mucha gente recordará como su mejor capítulo el original dirigido por Brian DePalma, otros el último de Brad Bird e incluso los Abramianos recordarán el tercer capítulo como lo mejor de la saga. Pero lo único cierto es que cada entrega es diferente a la anterior excepto en dos cosas: su protagonista y su calidad. Y ambos casos hemos de deducir que es Tom Cruise el artifice de que Misión Imposible nos siga emocionando y sorprendiendo.
El mismo actor declaraba recientemente que habrá una sexta película y que volverá a ser Ethan Hunt.

Cambio de director, misma línea y calidad

Christopher McQuarrie, el nuevo elegido tras la cámara una vez más otorga un nuevo punto de vista y se aleja hábilmente de los directores anteriores. Como suele ser habitual, Cruise busca un hombre fuerte y con personalidad tras la cámara para que deje una firma propia en cada entrega pero sin salirse nunca de ese tono inicial creado por De Palma.
Ni John Woo ni J. J. Abrams ni Brad Bird tienen nada en común, pero en cambio cada Misión Imposible aún siendo muy diferentes en estilo entre si, saben guardar perfectamente esa uniformidad que las empareja en su propia existencia y eso claramente es labor de producción. 


Para muchos, Misión Imposible: Nación Secreta es la mejor película hasta ahora (obviando siempre la original de Brian de Palma). Nosotros no diremos si es mejor o peor que el resto, lo que si aseguramos es que es igual de vibrante y emocionante y que su reparto vuelve a estar a la altura de unas escenas de acción que ya tiene una impronta única, esa que le permite secuencias completas en primer plano gracias a que Cruise suele rodar de primera mano algunas de las escenas más arriesgadas de la trama. Esos primeros planos del actor y de sus acompañantes hacen que Misión Imposible sea reconocida fácilmente entre el resto de productos similares.

Otra vez más, la parte femenina cobra importancia ahora a través de la destacada Rebecca Ferguson, quien no se limita a ser un mueble embellecedor de los planos donde aparece sino que toma relevancia e importancia sustancial y es ya, una revelación en potencia que vamos a empezar a ver en pantalla muy a menudo.
Lo mejor es que no sólo de acción vive el hombre y aunque es verdad que junto a la inicial del avión, las secuencias de la Ópera de Viena, con la interpretación de la célebre Turandot entre bastidores o la parte de persecuciones en moto son muy impactantes y se recuerdan casi instantáneamente tras los títulos de crédito, pero el poso principal que queda tras el visionado, es el conjunto excelente de todo el entramado al que sólo se le puede achacar una pega, el desperdicio de algunos de los actores secundarios como por ejemplo Jeremy Renner.

Sin más, Misión Imposible 5 vuelve a ser un excelente y muy personal film de acción donde su estrella principal ocupa el foco,  pero como productor sabe ceder a cada apartado del conjunto una personalidad que distinga capítulos entre sí, pero siempre dentro de la uniformidad creada por el capítulo original. Uno de los mejores films de acción del año en uno que ha habido muchas gratas sorpresas.

Tráiler de Misión Imposible: Nación Secreta


Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine