sábado, 7 de noviembre de 2015

Crítica 'Spectre' 007 de Sam Mendes | La última de James Bond

Puntuación: 8


+ La ejecución de teselas que completan el puzle de la cuatrilogía
- ¿La duración?

Casino Royale y Quantum of Solace formaron un díptico perfecto. Tan perfecto que parecían haber sido diseñadas por una sola mente. Skyfall iba un paso más allá y le daba a la serie la mayoría absoluta de edad al entrar gracias a ella y por supuesto a las otras dos, en el olimpo de obras maestras del cine. Saliendo así del simple catálogo de entretenimiento. Ahora cuando la saga había tocado techo, llega Spectre para cerrar el círculo de una etapa que cobra su sentido gracias a las teselas que está última obra se encarga de colocar...


DIRIGIDA POR: Sam Mendes - PROTAGONIZADA POR: Daniel Craig, Christoph Waltz, Monica Bellucci, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Rory Kinnear, Ben Whishaw, Dave Bautista, Andrew Scott, Jesper Christensen y Stephanie Sigman. En cines a partir del 6 de noviembre. 
ARGUMENTO: Tras recibir un mensaje misterioso que proviene de su pasado, Bond sigue la pista para destapar una organización siniestra. Mientras M lucha contra fuerzas políticas que amenazan con acabar con el servicio secreto, Bond revelará el engaño que oculta una verdad terrible: lo que esconde SPECTRE.

... y es que simplemente estamos ante una saga en la que según van encajando las piezas vemos por fin las imágenes que quedaron difusas en el pasado, y que a su vez al desvelar el cuadro al completo nos alivia y asombra, asintiendo al conocer al fin una historia que no solo cobra sentido en esta película, sino que también hace que las tres anteriores se acoplen dentro de un hilo argumental global.
Y si Martin Campbell y Marc Foster habían conseguido un trabajo excelente, Sam Mendes empieza el film regalándonos una secuencia inicial que quedará para los anales de la saga, que demuestra una sólida pericia narrativa cuyo sentido de la puesta en escena es soberbio, y que confirma que Mendes es el mejor director que jamás ha conocido una película de James Bond.


El director de Camino a Perdición y la fotografía de Hoyte Van Hoytema, hacen que la Roma, el Londres, Marruecos, o Austria vistos en el film, lo conviertan también en el más estilos hasta la fecha. Y eso es mucho decir. Al igual que ya ocurrió con Skyfall, la acción está supeditada a la historia, y aparece encajando de nuevo en este enorme puzle, solo cuando el guión lo requiere. Por lo que el thriller y el noir se apoderan de una trama construida con el objetivo de sorprender, tanto en la historia como en momentos puntuales. Bien traída y muy actual la inquietante amenaza de un asociación de agencias de espías y la información perversamente utilizada como arma de destrucción. El guión está bien estructurado y algunas líneas de diálogo rayan a mucha altura. Bond, como no podía ser de otra forma, se convierte en la pieza central de todo el puzle, ya que los villanos convencen pero no enamoran y las féminas han sido colocadas en una dimensión más liviana (aunque siempre quede espacio para exhibir el irresistible poder de seducción de 007).


En los aspectos técnicos y artísticos poco que reprochar. La planificación de las escenas de acción es simplemente soberbia, dura e impactante. Y aspectos como la BSO de Thomas Newman resulta más trabajada y variada que en otros films, tanto que a veces discute el protagonismo a las imágenes.
Por contra, también hemos de comentar no errores, sino aspectos que a modo personal no nos han terminado de convencer. Uno es la enorme duración, algo que añade magnificencia al conjunto, pero que acaba saturando a los culos más inquietos. Otra es la poca sorpresa que proporciona tras haber visto el entramado y resultado de Skyfall.


Lo queda claro es que Craig es sin duda el mejor James Bond hasta la fecha, e incluso su ligero desgaste encaja en este momento de su evolución. Su mimetismo con el personaje sigue siendo evidente, se maneja como nadie en la acción (y en el dolor) y aparece sorprendentemente más contenido (y recatado). Y nunca deja de ser fiel a si mismo: individualista, seductor, arrogante y sarcástico.

Spectre es una gran película, de las mejores de la saga sin duda, y que configura una cuadrilogía que se convertirá en un clásico inolvidable.


Ver tráiler de Spectre de Sam Mendes


Pincha la imagen para ver nuestra sección de Erotismo y Cine