Caroline Vreeland al desnudo | La modelo de pecho grande que arde Instagram


La nieta de la editora Diane Vreeland pone voz a las modelos que, por su excesivo escote, creían no tener un hueco en la industria. Ahora, se le conoce como la modelo de copa grande y poco a poco va dejando claro que el volumen, el glamour y la moda pueden ir también de la mano. De paso, tiene abierta en Instagram una de las cuentas más movidas de la red.

Caroline Vreeland, nieta de la archiconocida editora de moda Diane Vreeland, compagina su incipiente carrera de modelo con la de cantante. Aunque aún es pronto para hablar de Vreeland como modelo consagrada, ha posado para cabeceras como Madame Figaro, Love Magazine o CR, y es una habitual en todas las pasarelas internacionales, incluída Paris Haute Couture. De facciones afiladas, cabello rubio platino y ojos imponentemente azules, lo que más llama la atención de su anatomía es su voluptuoso pecho, algo que ha marcado su paso en el mundo de la moda. “Es gracioso, porque en las altas esferas de la moda crees que la gente preferiría esconder el pecho grande”, explicó Vreeland. “Cuando empecé buscando trabajos como modelo, estaba nerviosa y no paraba de repetirle a mi agente que tendría problemas por mis pechos. Pero empecé a darme cuenta de que la gente quería cambiar eso, algo como lo que mi abuela hizo con la nariz de Barbra Streisand.


Si bien 2015 está marcando un antes y un después con respecto a la ruptura de cánones estéticos, pocas celebrities habían hablado de su busto como un problema. Solamente Keira Knightley denunció en su caso, no por exceso, sino por defecto, el uso indiscriminado del Photoshop para el cartel de una de sus películas. Sin embargo, Caroline Vreeland no está sola: justamente en el número de agosto de Vanity Fair España, una entrevista a Sofía Vergara desvelaba la relación de la actriz con sus senos. “Tengo unas tetas enormes. Comprar sujetadores ha sido una pesadilla durante toda mi vida”, explica. Pero del mismo modo que los pechos de Vergara no han supuesto ningún problema para su carrera como actriz, Caroline Vreeland parece haber convencido a marcas y a editores de la talla de Carine Roitfeld de que tiene mucho más que dos buenos motivos para ser contratada. “Es genial que la gente haya aceptado mis pechos, así que me siento súper orgullosa de ellos. Estoy en plan… ‘¡Pienso enseñarlas al mundo!’”, dice divertida la modelo.

Mientras asoman las primeras declaraciones de celebrities sobre una realidad que viven millones de mujeres en el mundo, algunas firmas de moda han empezado a involucrarse en la causa. Es el caso de Reformation y su campaña #BigBoobProblems (problemas de pecho grande). La firma mantiene "No podemos solucionar los inconvenientes de tener un pecho grande, pero podemos ayudarte a vestirte por las mañanas". Es uno de los claims de la campaña para su segunda colección I'm Up Here, Estoy aquí arriba, que hace referencia a las miradas que descienden hacia el área pectoral cuando una mujer tiene un busto prominente.


Después de patearse un buen puñado de bares en California, logró lanzar su primer álbum, In Ruins. Aunque asegura que no recuerda a su bisabuela, pues murió cuando ella tenía apenas dos años, Caroline afirma que la conoce bien gracias a su abuelo, que le habló mucho de ella y que la admira por su genialidad y su capacidad de hacerse a sí misma, una capacidad que ella misma cree poseer. Casi genéticamente conectada al mundo de la moda, ha hecho sus pinitos como modelo en editoriales para revistas tan prestigiosas como LOVE o en campañas para marcas como Barbara Bui. En este mundo, Carine Roitfeld es para ella una inspiración: “Carine toma el mismo tipo de riesgos que tomó mi bisabuela, y me ha aceptado y potenciado como nadie, haciéndome sentir cómoda, sin acomplejarme por el hecho de tener mucho pecho. La respeto muchísimo”. Entre los referentes musicales de esta explosiva rubia de voz aterciopelada, Fiona Apple y Kanye West. “Encuentro muchas ideas hablando con la gente, incluso con gente que no conozco de nada. Sin embargo, tiendo a escribir desde un punto de vista negativo. Casi siempre es una situación negativa la que me sirve de punto de partida: una discusión que tenga con alguien, ver a alguien llorando en su coche mientras conduzco... A partir de esas imágenes, me invento un mundo alrededor e intento entender qué es lo que pudo hacerles daño. Creo que tengo que esforzarme para escribir también desde la felicidad”.

De facciones afiladas, cabello rubio platino y ojos imponentemente azules, lo que más llama la atención de su anatomía es su voluptuoso pecho, algo que ha marcado su paso en el mundo de la moda. “Es gracioso, porque en las altas esferas de la moda crees que la gente preferiría esconder el pecho grande”, explicó Vreeland a Style.com. “Cuando empecé buscando trabajos como modelo, estaba nerviosa y no paraba de repetirle a mi agente que tendría problemas por mis pechos.
Pero del mismo modo que los pechos de Sofia Vergara no han supuesto ningún problema para su carrera como actriz, Caroline Vreeland parece haber convencido a marcas y a editores de la talla de Carine Roitfeld de que tiene mucho más que dos buenos motivos para ser contratada. “Es genial que la gente haya aceptado mis pechos, así que me siento súper orgullosa de ellos. Estoy en plan… ‘¡Pienso enseñarlas al mundo!’”, dice divertida la modelo.


Galería de Caroline Vreeland