Nicole Kidman desnuda en Big Little Lies (2017) | Con Reese Witherspoon


De la televisión de antaño queda muy poco. Los despliegues estéticos y de recursos actuales son tan poderosos que ya nadie podría atreverse a tildarlos de género menor. Lo de ahora es sostenerle la mirada sin titubeos al tradicional hermano mayor y rico, que siempre fue el cine, pero sin la limitación del tiempo. Es decir, todo un lujo.


Y eso más o menos representa Big Little Lies, lo nuevo de HBO. La nueva apuesta del canal, para algunos de reputación casi intachable y presente en España a través de su servicio de streaming, es una miniserie fraccionada en siete capítulos creada por David E. Kelley y basada en el libro de Liane Moriarty del mismo título. Todo ello dirigido por Jean-Marc Vallée, el hombre que firmó Dallas Buyers Club y Wild, y con un reparto de excepción. Véase Nicole Kidman, ganadora de un Oscar, Reese Witherspoon, dueña de otro, Laura Dern, nominada a dos, y la joven Shailene Woodley, seria futura candidata a ganarse ese privilegio. Este lunes se lanzó el primer episodio, aunque el segundo se estrenará excepcionalmente mañana, viernes, para evitar en coincidencias con la ceremonia de los Oscar.El resultado es calidad interpretativa y buena dirección contra un relato mordaz, tenebroso y cargado de cinismo con un crimen de por medio. De fondo, el transcurrir cotidiano de un grupo de mujeres de clase pudiente residentes en Monterey, California.Tanto a Kidman como a Witherspoon les atrajo lo suficiente la propuesta como para ser, además de protagonistas, productoras ejecutivas. Cada una se vio reflejada en el personaje a su manera. "Lo interesante de leer la novela de Liane Moriarty por primera vez es que me vi a mí misma en diferentes etapas de mi maternidad", explica Witherspoon, que fue madre joven con 22, dio a luz a los 37 y pasó por un divorcio y otros episodios que se reflejan en el personaje que interpreta en la serie, Madeline Martha Mackenzie.

Era ésta, en palabras de la protagonista de Una rubia muy legal, la oportunidad de hacer algo nuevo que hasta ahora no había logrado: presentar en la pequeña pantalla a un grupo de mujeres de todas las edades y colores hablando sobre la responsabilidad de tener hijos. "La maternidad es el gran denominador común", afirma. Aun así, Witherspoon, que logró junto a Vallée una de las mejores interpretaciones de su carrera en Wild el año pasado, nominación al Oscar incluida, no creyó poder hacer de una mujer tan neurótica, perversa y controladora. En principio se conformaba con el rol de productora ejecutiva. Así se lo hizo saber al director, aunque éste la convenció de seguir adelante. "Me parecía un papel hasta ofensivo", explica, pero la determinación del realizador canadiense fue suficiente."Nunca había trabajado con un director que sintiera de esta forma las interpretaciones", analiza la actriz de 40 años. "No se distancia, no se limita a contemplarte. 
Él es parte de tu interpretación", creando además un ambiente de camaradería entre sus actrices. "No le gustan mucho los ensayos, así que nos animó a que cenáramos juntas, bebiéramos vino y habláramos de nuestras vidas para que hubiera un entendimiento mucho más profundo que el personaje en sí".En realidad, la labor ya estaba muy avanzada puesto que las dos actrices con más peso en este proyecto ya eran muy amigas. "Somos tan, tan amigas que fuimos capaces de hablar de cualquier cosa", confirma Kidman. "Las dos estamos en una etapa en la que queremos estar con gente que realmente nos gusta. Así que esto fue la combinación perfecta". Además, la australiana describe la serie como una cascada de emociones que pretendían hacer reflejar y que sólo se entienden bien viendo todos los capítulos. 

"Realmente le suplico a la gente que vea las siete horas porque al final hay un entendimiento entre ellas que era importante para Reese y para mí".Witherspoon va más allá: "Realmente me siento más convencida que nada de lo que he hecho hasta ahora. Ésta es la mejor experiencia en términos de reparto que he tenido jamás". Mucho tiene que ver con eso el hecho de haber podido sentirse rodeada de otras estrellas tras décadas de ser la única en el set de rodaje: "Es realmente refrescante el poder pasar tiempo con mujeres. Me han ayudado a descifrar mi personaje".







Comentarios