Chris Hemsworth a lo Hulk en la review naif de Thor Ragnarok | Recomendada por Cinematte



Crítica de Thor Ragnarok | Naif haitiano en la obra de Waititi...


Los 80s ya pasaron y no van a volver. Eso debemos tenerlo todos claro: los productores, los directores y por supuesto el público.
Y Thor: Ragnarok se nos ha estado vendiendo como una cinta de los 80s o al menos eso querían demostrar los tráilers. Taika Waititi se ha esforzado en ello, pero, estamos en 2017 y conseguir lo que se consiguió en aquellos años es francamente imposible y eso quizás sea el gran hándicap que tiene el filme para algunos espectadores que íbamos con una idea preconcebida de lo que iba a ser el nuevo Thor. Y en circunstancias normales diría que la culpa no es del filme sino del que se crea las espectativas, pero, es que en este caso se nos ha vendido así en cada tráiler, en cada logo y en cada póster y señores, no vale engañar a los pobrecitos seres que crecimos en otra época de cine de acción y aventuras...

Pero, que no cunda el pánico, ya que dicho esto esto todo lo demás no es negativo y es que Thor Ragnarok es una oda a lo naif, al color y en parte al humor. Y eso nunca puede ser negativo. Estamos ante una obra de Marvel que vuelve a apostar por el camino de Guardianes de la galaxia donde los mundos, los reinos, la fantasía y de nuevo cito al color, son la clave de buen trabajo. Este nuevo Thor es un cuento gestado con imágenes que centra sus cualidades narrativas - y esto es una sorpresa-en sus personajes, sobre todo en esos teóricos secundarios y es que, si bien Chris Hemsworth como Thor luce de maravilla en la faceta cómica, son los que le rodean los que elevan la obra a divertimento con mayúsculas.

Los "secundarios"

Primero tenemos la grata aparición de la actriz Tessa Thompson como Valkiria. Un personaje que estaba llamado a ser un secundario complementario termina siendo una de las revelaciones claras de la obra.

Despues tenemos a Jeff Goldblum en uno de los papeles más excéntricos, extraños e inolvidables a los que jamás se ha enfrentado y finalizamos con la bestia verde que tiene una fuerza impresionante (fílmicamente hablando), llegando a salvar buena parte de la película. El maestro de ceremonias es Thor pero la compañía de los secundarios es clave y aquí Hulk se lleva muchos grandes momentos de la cinta que sirven para sacar sonrisas.

Aparte de estos tres secundarios, hacemos mención a la importancia y relevancia que toman también personajes como Loki (Tom Hiddleston) o Hela como "Diosa de la Muerte" (Cate Blanchett).

Conclusión

Estamos como ya hemos dicho antes un canto matinal, una oda a lo liviano que decide divertir desde el minuto uno y que sólo lo frena esa manía de alargar el minutaje de las películas (de nuevo repito que en los 80s no había miedo a los 90 minutos y eso ha salvado miles de películas). Quitando ese exceso de minutaje que frena el ritmo en ocasiones y aceptando el discriminado abuso de cgi que resta realismo, sólo podemos decir que visualmente aún siendo una dirección y puesta en escena canónica de Marvel/Disney sin sorpresas, cumple y agrada debido a ese toque colorido y naif* al que ayuda mucho un score musical a manos de Mark Mothersbaugh muy potente, brillante, pegadizo y muy bien incrustado (y con sintetizadores con lo que eso supone).
Por tanto no es una obra cumbre del cine de superhéroes pero si un divertimento con visos de obra de culto de aquí a unos años.

Vuelvan a la infancia y vayan a verla, pero, no es una peli de los 80s. Avisados estáis.

Puntuación: ***½


*Naif


Hemos hecho mención a este término porque el naíf propiamente dicho se suele encontrar en ciertas pinturas populares o folclóricas. De estas las más conocidas durante el siglo XX se han producido en Haití, incluyendo figuras como Hector Hyppolite y Wilson Bigaud. Y decimos esto porque aunque el director es neozelandés, su apellido artístico hace mención a Waititi en Haití, una de las cunas del naif el cual notamos en la estética de la obra de Marvel. 




Comentarios