Marvel en el espacio | Humor, 80s y Pop en la fase de las galaxias | Guardianes & Thor



Por si alguien no se ha dado cuenta, Marvel tiene una nueva línea que se distancia de sus famosas "fases". Esta línea dio comienzo de forma leve en el año 2013, cuando Thor el mundo oscuro, ponía de manera tibia la primera piedra de lo que después terminaría siendo la saga espacial Pop de Marvel...


Un año después, Guardianes de la galaxia veía la luz y con ella, el humor y el color cobraban protagonismo y así, con música ochentera de fondo, Marvel decía al mundo que una nueva forma de entender el universo Marvel había nacido.
Pero, sería 2017 el año de la confirmación y es que, Antes de la primera mitad de año veía la luz la segunda entrega de Guardianes de la galaxia, en esta, el color y el humor ya no eran una pincelada sino el corazón de la película. Pocos meses después llegaba Thor: Ragnarok y aquí ya no había nada que esconder, Marvel dejaba claro que sus historias de Vengadores en el planeta tierra iban a llevar una línea estética más clásica, una trama mucho más "profunda" y compleja, y una mayor seriedad regidas bajos las leyes físicas de la tierra, es decir, los superhéroes de la tierra se verían de una forma mucho más "real" (ejemplo perfecto el nuevo Spider-Man).
En cambio, en la galaxia y concretamente en Thor: Ragnarok como mayor ejemplo junto a Guardianes 2, Marvel iba a ser distinta. Aquí, el humor y el estilo Pop ochentero son el camino elegido. La tercera entrega de Thor está ya más cerca de una comedia de acción que de una cinta de acción clásica. la estética, el ritmo y la aburrida realidad del cine actual dejan paso al Pulp más atrevido e hilarante de los 80s, ese que hizo leyenda con obras como Flash Gordon.

La saga espacial Marvel ha dado comienzo como decimos con los famosos Guardianes a los que acompañan Thor, Loki y compañía. Aquí todo es diversión, color, humor, alegría y atrevimiento y a nosotros nos gusta esta línea o fase iniciada por Disney y Marvel. Ahora os dejamos con la crítica y opinión de todas estas películas. Lo haremos por orden y de mejor a peor...


Thor: Ragnarok - Nota: 9 - La perfección Pulp Pop de Marvel



Los 80s ya pasaron y no van a volver. Eso debemos tenerlo todos claro: los productores, los directores y por supuesto el público.
Y Thor: Ragnarok se nos ha estado vendiendo como una cinta de los 80s o al menos eso querían demostrar los tráilers. Taika Waititi se ha esforzado en ello, pero, estamos en 2017 y conseguir lo que se consiguió en aquellos años es francamente imposible y eso quizás sea el gran hándicap que tiene el filme para algunos espectadores que íbamos con una idea preconcebida de lo que iba a ser el nuevo Thor. Y en circunstancias normales diría que la culpa no es del filme sino del que se crea las espectativas, pero, es que en este caso se nos ha vendido así en cada tráiler, en cada logo y en cada póster y señores, no vale engañar a los pobrecitos seres que crecimos en otra época de cine de acción y aventuras...



Pero, que no cunda el pánico, ya que dicho esto esto todo lo demás no es negativo y es que Thor Ragnarok es una oda a lo naif, al color y en parte al humor. Y eso nunca puede ser negativo. Estamos ante una obra de Marvel que vuelve a apostar por el camino de Guardianes de la galaxia donde los mundos, los reinos, la fantasía y de nuevo cito al color, son la clave de buen trabajo. Este nuevo Thor es un cuento gestado con imágenes que centra sus cualidades narrativas - y esto es una sorpresa-en sus personajes, sobre todo en esos teóricos secundarios y es que, si bien Chris Hemsworth como Thor luce de maravilla en la faceta cómica, son los que le rodean los que elevan la obra a divertimento con mayúsculas.

Los "secundarios"
Primero tenemos la grata aparición de la actriz Tessa Thompson como Valkiria. Un personaje que estaba llamado a ser un secundario complementario termina siendo una de las revelaciones claras de la obra.

Despues tenemos a Jeff Goldblum en uno de los papeles más excéntricos, extraños e inolvidables a los que jamás se ha enfrentado y finalizamos con la bestia verde que tiene una fuerza impresionante (fílmicamente hablando), llegando a salvar buena parte de la película. El maestro de ceremonias es Thor pero la compañía de los secundarios es clave y aquí Hulk se lleva muchos grandes momentos de la cinta que sirven para sacar sonrisas.
Aparte de estos tres secundarios, hacemos mención a la importancia y relevancia que toman también personajes como Loki (Tom Hiddleston) o Hela como "Diosa de la Muerte" (Cate Blanchett).

Conclusión
Estamos como ya hemos dicho antes un canto matinal, una oda a lo liviano que decide divertir desde el minuto uno y que sólo lo frena esa manía de alargar el minutaje de las películas (de nuevo repito que en los 80s no había miedo a los 90 minutos y eso ha salvado miles de películas). Quitando ese exceso de minutaje que frena el ritmo en ocasiones y aceptando el discriminado abuso de cgi que resta realismo, sólo podemos decir que visualmente aún siendo una dirección y puesta en escena canónica de Marvel/Disney sin sorpresas, cumple y agrada debido a ese toque colorido y naif* al que ayuda mucho un score musical a manos de Mark Mothersbaugh muy potente, brillante, pegadizo y muy bien incrustado (y con sintetizadores con lo que eso supone).
Por tanto no es una obra cumbre del cine de superhéroes pero si un divertimento con visos de obra de culto de aquí a unos años.

Vuelvan a la infancia y vayan a verla, pero, no es una peli de los 80s. Avisados estáis.

*Naif


Hemos hecho mención a este término porque el naíf propiamente dicho se suele encontrar en ciertas pinturas populares o folclóricas. De estas las más conocidas durante el siglo XX se han producido en Haití, incluyendo figuras como Hector Hyppolite y Wilson Bigaud. Y decimos esto porque aunque el director es neozelandés, su apellido artístico hace mención a Waititi en Haití, una de las cunas del naif el cual notamos en la estética de la obra de Marvel. 





Guardianes de la Galaxia - Nota: 8 - El inicio del Pulp Pop de Marvel



Lo primero que tenemos que decir es que Marvel ha abierto un camino distinto con esta franquicia. Hasta ahora Marvel había optado por ofrecer una cierta seriedad o solemnidad a sus personajes, que, aunque quedaban lejos del planteamiento oscuro de Warner y DC, siempre dejaban una pequeña doble lectura y una carga dramática y psicológica a la que aferrarse. Con Guardianes de la Galaxia, Marvel se quita complejos y se lanza al divertimento sin más, un divertimento que se basa principalmente en la acción, pero sobre todo en el humor y la gamberrada.

Otro detalle a destacar es la llegada del fantastic. Hasta ahora el universo Marvel fílmico a excepción de Thor, mantenía sus historias en la tierra, con Guardianes, esto cambia y la fantasía y el exotismo cobran una dimensión y una nueva forma de entender a los héroes Marvel.

El tercer detalle que queremos destacar son los efectos especiales, los cuales venían siendo una parte fundamental de cada película, pero con Guardianes esto da un paso más allá, ya que el croma es prácticamente un personaje más y los efectos especiales son posiblemente el mayor reclamo para alcanzar el espectáculo visual y narrativo.

De este modo y para no dejaros con una crítica más pesada, decir que Guardianes de la Galaxia es el film más juvenil de Marvel, es un divertimento de principio a fin que mantendrá a los pequeños y a los jóvenes pegados a la butaca y abonadas a la carcajada permanente. Para los más adultos, quizás el homenaje continuo a los 80 y ese cierto aire pulp de sus personajes, será el punto más llamativo y lo que haga que quieran desear ver la segundo entrega y la tercera claro.




Guardianes de la Galaxia vol. 2 - Nota: 7 - Fallo en el Pulp Pop de Marvel



Dicen que del éxito al fracaso a veces solo existe una delgada línea roja, y eso, es lo que ocurre con este segundo volumen de los héroes espaciales de Marvel ya que la palabra éxito o fracaso sólo va a depender de lo que el público diga a nivel de taquilla y de lo que la película acabe resultando como trend topic o moda. Porque ya avisamos que la crítica esta vez no va a pintar nada en el devenir de la obra.
Y ¿por qué? Pues sencillamente porque la película no tiene ningún gran punto negativo para criticar pero tampoco lo tiene positivo apara enaltecer; la película no puede disgustar o decepcionar a nadie pero tampoco puede atraparlo y enamorarlo. Es una secuela perfecta pero demasiado secuela; es un buen film de Marvel pero demasiado deudor de su ego; una obra que navega sobre su propia existencia anterior, un eco de algo ya visto y que se intenta superar sin conseguirlo. Porque... ¿quién tiene la misma sensación al montar en una montaña rusa qué tuvo su primera vez? Pues prácticamente nadie.

Guardianes de la galaxia es un homenaje a otros tiempos, es una oda a las novelas pulp, al color, a la liviandad y sencillez que no distrae de su intención: divertir. 
Guardianes recurre a esa magia intangible que tuvo el cine de los 80, un cine donde todo valía, donde nada era raro y extraño sino simplemente fantástico. Fantastic como dicen los franceses para denominar todo ese conjunto de obras donde la ciencia ficción, la fantasía, la diversión y el humor, terminan por crear un ente irreal que desemboca en algo creíble.
Y su segunda parte sigue jugando a lo mismo pero con la salvedad que es algo ya visto. De nuevo tenemos grandes dosis de efectos especiales, grandes momentos de acción, otros tantos de humor, unos personajes que funcionan y un conjunto de homenajes (está vez incluso con actores) a aquellos míticos 80s. Todo funciona de maravilla y todo luce de maravilla, pero, no lo hace mejor que la obra original y eso, se termina pagando.


Al igual que 'Los Vendedores: La era de Ultron' no fue mejor que su sorpresa y película inicial, tampoco lo es esta de la obra original. Ambas producciones son un portento, pero, en ocasiones se necesita arriesgar más y Marvel no lo hace.
Nosotros queremos ya un Guardianes de la galaxia vol. 3 porque hemos salido encantadísimos del 2 pero no podemos tampoco engañar a nadie y de ahí que su nota no llegue al sobresaliente. 
Si está película fuera una primera parte, posiblemente tendría 4 estrellas en nuestra nota, pero siendo una continuación y un más de lo mismo, no tenemos más remedio que bajarla a 3. Aún así, que nadie se la pierda. Obra recomendada pero como decimos en el enunciado, su éxito ya sólo depende de lo que diga la gente... 

Thor 2: el mundo oscuro - Nota: 6.5 - La base del Pulp Pop de Marvel






Año tras año nos llega un nuevo capítulo de esta larga epopeya que no para de crecer. Hace ya unos años nos llegó el Thor de Kenneth Branagh, quien logró crear un espectáculo trágico-cómico bastante curioso, potenciando hasta el límite su habitual utilería shakesperiana ("eres Shakespeare del malo", le decía Iron Man a Thor en Los Vengadores), claramente Tony estaba equivocado.

El problema de esa frase vertida por el sagaz hombre de hierro es que parece coger peso y sentido con este nuevo Thor, ya que aunque la película es megalómana, ágil, divertida y con agradables sorpresas de guión, en su conjunto final no da la impresión de mejorar la primera parte ni de aumentar la mitología del universo fílmico Marvel .

Thor: el Mundo Oscuro que dirige Alan Taylor es más violenta y oscura que la película anterior y goza del mismo mimo en su producción, pero al igual que ocurría con Iron Man 2 y 3, la sensación es que la ausencia de sorpresa y agotamiento empiezan ha aparecer en los productos individuales de Marvel, quizás esto es debido a la monumentalidad que supuso ver a todos los héroes juntos en Los Vengadores.


Aún así el film se deja ver con cierto interés, dejamos atrás la intriga cortesana y el conflicto psicológico pero la deliciosa dimensión fantástica de las obras Marvel perdura. La pelicula además es bastante clara y sencilla para no cargar en demasía al público más comercial. Taylor coordina bien los aspectos técnicos, dejándonos una vez una buena dosis de destrozos urbanos, aunque por supuesto sin llegar a los niveles de perfección del Superman de Snyder. 
A nivel actoral tiene la inteligencia de conceder, de nuevo, un especial protagonismo a un casting de secundarios que sigue funcionando a las mil maravillas: suerte de Tom Hiddleston, haciéndose de nuevo con el control de la película, pero incluye también a Stellan Skarsgard y Kat Dennings en la lista. El gran handicap de este segundo Thor es, probablemente, un villano subdesarrollado y sin verdadero interés: el Malekith de Christopher Eccleston -y no es culpa del actor o el guión, sino del reducido metraje del film el cual ha sido cercenado a tan sólo 100 minutos, dejándonos así un villano que parece más un esbozo que un dibujo.
Y por supuesto, es la base de esa nueva fase que ha inicado Marvel y de la que hablamos aquí en este artículo.



Comentarios