Anne Brigman, desnuda como la naturaleza


En 1905, una mujer se autorretrataba desnuda en las agrestes y escabrosas montañas de Sierra Nevada, California. “Yo quería ir y ser libre… Eso era todo lo que quería”, recordaba Anne Brigman (1869- 1950). En plena etapa de transición de los valores de la época victoriana hacia los albores de la era moderna, la fotógrafa rompía moldes. “Para Brigman objetivar su propio cuerpo desnudo como tema de sus fotografías en los comienzos de siglo XX era algo radical. Hacerlo al aire libre, en un lugar inhabitado de naturaleza prácticamente inhóspita era revolucionario”, señala Ann M. Wolfe, comisaria de la primera gran retrospectiva dedicada a esta fotógrafa, poetisa y crítica, y protofeminista. La exposición Anne Brigman: A Visionary in Modern Photography nos adentra en el universo de la autora a través de más de doscientas imágenes.


La fotografía de Anne Brigman fue considerada radical para su época por mostrar en la mayoría de sus piezas el cuerpo humano desnudo.
Durante inicios del siglo XX, la artista innovó al mostrar la belleza del cuerpo humano mezclándolo con paisajes naturales.
Aunque el término arte feminista no fue acuñado hasta casi 70 años después de que Brigman hiciera sus primeras fotografías, la sugerencia de que su cámara le dio el poder de redefinir su lugar como mujer en la sociedad, la establece como una precursora importante en su campo.
Para rendir un homenaje a la trayectoria de la artista de la lente, el Museo de Arte de Nevada en Reno organizó una gran retrospectiva, que incluye sus autorretratos, informó The Art NewsPaper.

En una época donde las mujeres ocupaban corsés, esta revolucionara artista se reveló contra las normas establecidas y se desnudó para mostrar el cuerpo y su naturalidad.
La exposición es la presentación más grande del trabajo de Brigman hasta la fecha y apunta a "reintroducir a esta creadora que se adelantó a su tiempo, quitándose la ropa y escalando montañas en un momento en que las mujeres todavía estaban confinadas a los corsés eduardianos", dice la curadora del programa , Ann Wolfe.
Brigman nació en Honolulu en 1869 y se mudó a Oakland, California, alrededor de 1900, luego de divorciarse de un capitán de marina danés. Comenzó a tomar fotografías en 1902, a menudo escenificando escenas de sí misma y de otras mujeres en las extensas montañas de Sierra Nevada, uno de los lugares más remotos de los Estados Unidos.
La exposición es la presentación más grande del trabajo de Brigman hasta la fecha y apunta a "reintroducir a esta creadora que se adelantó a su tiempo, quitándose la ropa y escalando montañas en un momento en que las mujeres todavía estaban confinadas a los corsés eduardianos", comentó la curadora del programa, Ann Wolfe a The Art NewsPaper.

Su trabajo fue promovido por el fotógrafo Alfred Stieglitz, quien la eligió como miembro de la prestigiosa Foto-Secesion. Desde 1903 hasta 1944, Anne Brigman mantuvo correspondencia continua con Stieglitz, intercambiando cerca de 100 cartas durante ese tiempo.
Brigman también es conocida por su crítica de arte honesta y su voz de opinión sobre temas culturales de bellas artes y como poeta.
La exposición Anne Brigman: Una visionaria de la fotografía moderna, la más grande jamás realizada, reúne más de 300 obras que abarcan la totalidad de la carrera de Brigman de las colecciones de Michael Wilson y el Centro de Fotografía Wilson en Londres, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo George Eastman, el Museo Oakland de California, MoMA, Nueva York, el Museo J. Paul Getty y muchas colecciones privadas. La exposición es comisariada por Ann M. Wolfe, Andrea y John C. Deane.















Comentarios