Maria Whittaker desnuda, la chica del Barbarian y los sueños eróticos de los 80s


Los que rondéis los treinta y muchos / cuarenta y pocos seguro que os acordáis de ella. A mediados de los 80, cuando la voluptuosidad natural y bien entendida regía los cánones de belleza femeninos, ella fue uno de nuestros primeros contactos con el cuerpo femenino. Allí estaba ella, a toda página, en las publicidades de todas las revistas y las estanterías de las tiendas de juegos de ordenador. Seguro que más de un usuario de Spectrum, Amstrad o Commodore descubrió lo que era una erección a base de mirar la portada del BARBARIAN.



María era una jovencita que, dotada de una escultura figura, un rostro picarón y dos tetazas como dos misiles tomahawk, decidió que trabajar de modelo erótica era mucho más divertido que estar en una ofi. Con solo 16 años comenzó a posar con las tetas al aire y se conviritió en una de las pin-ups más famosas de inglaterra. Claro que nosotros no teníamos ni puta idea de todo aquello. Y si no llega a ser por la Micromanía y el Microhobby, ni siquiera sabríamos como se llamaba. Era la novia del bárbaro del juego, y con eso nos bastaba.
Como durante aquella época salió en cantidad de diarios (las famosas “páginas 3″, que siempre se reservaban a una jovencita ligera de ropa) y revistas extranjeras, ahora podemos recuperar el tiempo perdido y observar a la Whittaker en toda su esplendorosa plenitud… ¡Cuando hizo las fotos de Barbarian apenas tenía 18 años!


La chica volvió para hacer la sesión de fotos de Barbarian 2, juego en el que además te la podías coger como personaje. Además, apareció en Interviu allá por 1988, afirmando que “sus pechos eran más grandes que los de Samantha Fox”.
En los 90 siguió dando guerra, llegando a aparecer en Penthouse, aunque se casó con un rapero y hoy, aún aparece esporádicamente posando como modelo de corsés y prendas fetichistas. Y se conserva fenomenalmente. Dios la bendiga, a ella y a los señores de Palace Software. Me quedo antes con tus kazoongas que con la poligonera de Lara Croft.















Comentarios